Islas a la deriva

9 03 2011

A LA DERIVA

 

«Todo eso me parece tan lejano como mi propia vida», pensó Thomas Hudson. Eso y el mar abierto y las largas rompientes y el oscuro y profundo mar del trópico, todo se le antojaba tan lejano como su vida. «Con esta brisa podríamos haber navegado mar adentro hacia Cayo Francés. Peters seguiría manejando la radio y esta noche todos beberíamos cerveza fría», pensó. Y se dijo: «Deja ya de pensar en todo eso. Has hecho lo que debías hacer».

Islas a la deriva – Ernest Hemingway

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: